|

Ingreso asociados

Iniciar sesión  

“Es difícil entender que en un país tan catastrófico, el Estado no tenga asegurados sus bienes”

  • Noticias
  • 6 febrero, 2017

"El 30% de la energía liberada en el mundo proveniente de terremotos y volcanes, en los últimos 100 años, se ha originado en el país", señala José Manuel Camposano, presidente de la Asociación de Aseguradores de Chile (AACH).

Chile es un país de catástrofes. “El 30% de la energía liberada en el mundo proveniente de terremotos y volcanes, en los últimos 100 años, se ha originado en el país”, señala José Manuel Camposano, Presidente de la Asociación de Aseguradores de Chile (AACH). Pero a estos desastres geofísicos hay que sumarles eventos ligados al cambio climático: sequías, aluviones, temporales de lluvia y viento, desplazamientos de agua y, en la actualidad, los megaincendios. “El cambio climático sí está teniendo impacto en Chile”, sostiene, y hace ver que “estos incendios, donde confluyen temperaturas sobre 30 °C, vientos de más de 30 kilómetros por hora y menos de 30% de humedad, pueden obedecer al cambio climático”.

El ejecutivo dice que la industria de los seguros a nivel mundial está monitoreando el costo de las catástrofes ligadas al calentamiento global. “Este fenómeno se traduce en mayor frecuencia de eventos climáticos extremos y con más intensidad”, resume. Y en Chile ya en 2015 se batió récord en cuanto a número de catástrofes naturales: aluviones en la Región de Atacama, sequía, marejadas, lluvias. “Fue algo inaudito y eso sería consecuencia del cambio climático”.

Sobre los incendios, que han afectado a más de 500.000 hectáreas de superficie, de las cuales 70.000 hectáreas corresponden a plantaciones de uso forestal, explica que no es posible contar aún con una cifra de daños por los seguros comprometidos, debido a que esta emergencia está aún en curso y solo una vez que concluya las aseguradoras podrán estimar las pérdidas.

Los seguros que aplican en este caso, agrega, son los de bosques o sector forestal, propiedades (que incluye casas, puentes, embarcaderos, etc.) y de incendios. Además, para las pequeñas y medianas empresas agrícolas, en Chile existe un seguro agrícola que cubre incendios y que cuenta con un subsidio estatal. Las propiedades que se encuentren con crédito hipotecario cuentan con un seguro de incendio asociado.

En general, detalla Camposano, las grandes forestales cubren sus bosques, y aunque hay seguros agrícolas que normalmente aseguran las cosechas contra riesgos como heladas o lluvias intempestivas, no es tan masiva la cobertura contra incendios. El ejecutivo desestima la tesis de que son las grandes compañías silvícolas las que se han autoprovocado incendios: “estas empresas aseguran sus bosques con deducibles muy altos, de US$ 5 millones a US$ 10 millones… Me costaría creer eso, porque el costo más importante lo pagan ellos mismos con el deducible”.

Además, el presidente de la AACH hace ver que “es difícil de entender que en un país tan catastrófico como Chile, el Estado no tenga asegurados sus bienes. Si los tuviera, nos evitaríamos estar subiendo los impuestos cuando hay catástrofes”.

“Lamentablemente, estas catástrofes ayudan a entender la importancia de estar cubiertos, porque a una persona que se le quema una viña tendrá que esperar siete o 10 años para que vuelva a recuperar los ingresos que tenía cuando la viña estaba funcionando perfectamente”, afirma.

Fuente: El Mercurio

Copyright 2018, todos los derechos reservados